Partido

¿Tenemos que tener un ensayo de boda?

¿Tenemos que tener un ensayo de boda?

El día antes de la boda, tendrá muchas cosas que hacer: bolsas de bienvenida para entregar, invitados de fuera de la ciudad para saludar, tal vez incluso una cita de manicura y pedicura con sus damas de honor. Si el horario está abarrotado ese día, ¿realmente necesita un ensayo de boda? ¿O está bien omitirlo? Nuestros expertos en etiqueta de bodas están aquí para responder sus preguntas de ensayo en nuestra publicación diaria.

Estamos finalizando nuestro calendario de bodas y tenemos poco tiempo. ¿Tenemos que tener un ensayo de boda?

No hay una regla que diga que debes tener un ensayo de boda. Si su boda es pequeña, con pocos o ningún asistente de boda y no incluye ninguna tradición de boda, costumbres o lecturas especiales, entonces probablemente pueda salirse con la suya sin tener un ensayo formal. Sin embargo, si su boda es más formal y de mayor alcance, y especialmente si tiene niños que participan en la ceremonia, le recomendamos reservar unos 30 a 45 minutos el día antes de la boda para repasar los procedimientos de la ceremonia con todos. Por lo general, el oficiante de la boda, el gerente del lugar o el coordinador / coordinador de bodas llevará a cabo el ensayo, repasando cada aspecto de la ceremonia, desde el procesional hasta el recesivo. Por ejemplo, para que la procesión funcione sin problemas, todos los involucrados deben saber de antemano dónde y cuándo reunirse, en qué orden alinearse, cuándo ingresar y con qué selección musical, y dónde sentarse o pararse. Sin una dirección clara, solo esta parte de la ceremonia puede ser caótica. Un buen coordinador de ensayo también repasará detalles pequeños pero importantes, como lo que deben hacer los padrinos de boda con sus manos mientras están parados junto al novio (¿las manos en los bolsillos? ¿Juntas?) Así como la altura a la que la novia y las damas de honor deben llevar sus ramos de flores para verse bien en las fotos. Todos estos detalles son muy importantes para garantizar una ceremonia perfecta en el día de la boda.