Boda

Tu novio no le pedirá a sus padres que ayuden a pagar la boda

Tu novio no le pedirá a sus padres que ayuden a pagar la boda

El tema número uno que fácilmente puede hacer que su experiencia de planificación de bodas pase de ser entusiasta a no, es el tema del dinero. Averiguar cuánto desea sacar de su cuenta de ahorros para invertir en el día de su boda de ensueño puede ser un proceso difícil, especialmente cuando comienza a aprender que planificar una boda es mucho más costoso de lo que alguna vez imaginó que sería. Pero mientras se sienta con su novio y anota el primer borrador de su presupuesto de boda, una pregunta que podría salir de su boca es: "¿Les pedirán a sus padres que nos den dinero para usar en la boda?"

Si su respuesta es un no rotundo, es posible que te sientas incómodo. Entonces, cuando esa conversación ocurre, o si ya sucedió y no sabes cómo lidiar con ella, estas son las formas en que puedes manejar la noticia de que tu novio no hará la pregunta sobre el dinero a sus padres en el corto plazo.

Descubra la razón por la cual

Antes de salir por la tangente y comenzar a preguntarse por qué no le preguntará a sus padres, solo pregúntele. Descubra la razón por la que no quiere que el dinero de sus padres participe en la boda. Quizás no se siente cómodo preguntando o quizás sus padres ya le han dicho que está solo para el gran día. Juntos, lleguen a algún tipo de conclusión, ya sea mantener una conversación monetaria con sus padres que sea más organizada con una cantidad específica en mente en lugar de solo una suma global de efectivo, o simplemente dejar que sea y no hacer que sus padres contribuyan . Al final de la conversación, manténgase en la misma página para poder avanzar con comprensión y sin sentimientos heridos.

Determina si deberías preguntarle a tus padres

Si se entera de que su novio no le pide dinero a sus padres porque no siente que deberían involucrarse en la boda, es importante tomar una decisión sobre si debe pedirle o no a sus padres que paguen la boda. ya sea. Decidir juntos si las contribuciones de los padres deben ser iguales, por mucho que cada uno quiera dar, o si estarán ausentes por completo. Tenga esta conversación desde el principio porque el resultado podría alterar cuánto tiene que gastar en su boda y, en última instancia, a qué destinará ese dinero.

Siéntate y haz un presupuesto

Después de hablar sobre por qué no le pedirá dinero a sus padres y si usted lo hará o no, comience a redactar un presupuesto. Este no tiene que ser el presupuesto final de su boda, pero debería darle una buena idea de cuánto costará su gran día y cuánto podría tener que comenzar a ahorrar de su cheque de pago en los próximos meses o años.

Haga tantos recortes como pueda

Una vez que tenga su presupuesto, es hora de comenzar a hacer recortes. Estos recortes no tienen que ser importantes, pero deben centrarse en una conversación sobre cuáles son los elementos imprescindibles de su boda. ¿Qué cosas realmente quieres tener en tu boda y qué cosas puedes dejar ir para ahorrar un par de miles de dólares? Esta debería ser una decisión conjunta en la que la cantidad que cada familia está contribuyendo no entra en juego (es decir, los recortes no solo deben provenir de su lista de deseos). De esa manera, la boda se puede planificar de manera que tanto usted como el novio estén entusiasmados y felices por lo que será ese gran día.