Compromiso

Cómo 6 novias manejaron "odiando" su anillo de compromiso

Cómo 6 novias manejaron "odiando" su anillo de compromiso

Una propuesta, para la mayoría de las novias, es un sueño hecho realidad. El hombre o la mujer que más amas se arrodilla para pedirte que pases el resto de tu vida juntos. Pero, ¿qué sucede cuando se abre la caja del anillo y estás no emocionado con lo que ves? Definitivamente sucede. Así es como seis novias manejaron "odiando" su anillo de compromiso.

“Mi esposo y yo éramos novios de secundaria. Nos reconectamos en línea mientras estaba desplegado en Afganistán diez años después de que terminamos. Tenía la sensación de que algún día nos casaríamos, así que en realidad me esperó todo ese tiempo (¡sé demasiado romántico!) En la escuela secundaria, cuando tuvimos la sensación de que algún día nos casaríamos, me encantaba cualquier cosa que tuviera que ver con los corazones. Entonces, cuando me propuso, me consiguió un diamante en forma de corazón. El problema era que para entonces ya había superado completamente la fase cardíaca. Pero no me importaba porque me estaba casando con el hombre de mis sueños. Llevamos casados ​​una década. Él sabe que no me gusta el anillo, pero nunca lo reemplazaría. Simplemente nos burlamos unos de otros y seguimos. Algún día, se lo pasaré a los niños y ellos podrán seguir con la historia divertida. -Beth

“Cuando me dio el anillo, mi corazón se hundió. Estoy locamente enamorado del chico y me encantó recibir la propuesta. Le hice hincapié en cuánto quería compartir mi vida con él y también cuánto aprecié el tiempo y el esfuerzo que había hecho para seleccionar el anillo. Pero le dije: '¿Cómo te sentirías si yo fuera parte del proceso de selección de anillo y de esa manera comenzamos a tomar todas las decisiones mutuamente?' Él me conocía y dijo: 'Cariño, qué bueno que haya una política de cambio en la joyería. ¡Vamos de compras! '' -Amy

“Tim es minimalista, por lo que el anillo que obtuvo fue un simple estilo tiffany solitario con un buen diamante. No era lo que quería, pero usar un anillo por el que no estaba loco parecía un pequeño precio a pagar por estar con el hombre que adoro. Felizmente, 15 años después ahora adoro el anillo, por el amor y el compromiso que simboliza. -Carla

“¡No estaba loco por la forma de la pera diamante, ugh! Lo último que quería hacer era herir los sentimientos de Dave, así que decidí mencionar el tema utilizando la teoría de "atrapar más moscas con miel que vinagre". Le dije a Dave que amaba, amaba, amaba el anillo, pero sentía que el diamante no le estaba haciendo justicia. Parecía que un corte esmeralda sería aún más bonito. Fue a por ello y compramos juntos un diamante diferente. ¡Menos mal! -Tami

El anillo era una reliquia que la difunta abuela de Tom había usado. Simplemente no tenía ganas de protestar, pero después de cinco años de matrimonio, todavía no me gusta. Afortunadamente, me encanta la alianza de boda, que he tenido en la elección, ¡y eso ayuda mucho! ” -Lyn

Esperé un par de semanas esperando que mi aversión por el anillo se desvaneciera. No lo hizo. Entonces le pregunté a mi novio qué lo hizo elegir este anillo en particular. Dijo que había estado agonizando durante horas sobre qué anillo elegir. Cuando vio este, un destello de mí usando ese anillo a través de los años, en nuestra boda, sosteniendo a nuestro bebé, en la cama con él, brilló frente a sus ojos. Simplemente sintió que tenía que ser nuestro anillo. Fue una historia tan amorosa que también me enamoré del anillo. -Jill

Sherry Amatenstein, LCSW es ​​una terapeuta matrimonial y autora con sede en la ciudad de Nueva York.